lunes, septiembre 26

La Utopía, Súperhistoria #28

4cc1c022e424914385b61437abf5d4aceceadeb7_m


Me gustan las historias largas, cuando un día que te pregunté como llegaste hasta mi y me respondiste: “es un cuento muy largo” y tuve todo el tiempo de mi vida y más para escucharte. No tuve miedo de sentarme a tu lado y quedarme para siempre, ese siempre que se hizo eterno, y la eternidad no fue suficiente para permanecer juntos.

Tuve miedo que un día se acabara la historia, o se nos acabara el tiempo, y a mi aún me quedaran energías para aferrarme a ti, y no soltarte, jamás soltarte, hasta que mi piel se hizo tu piel, y mi carne se hizo la tuya, hasta que nos soldamos mutuamente el uno al otro, fijándonos para no separarnos.

Las historias de amor no fueron diseñadas para que yo participara de ellas, pero contigo, contigo no hizo falta pensar, contigo no hizo falta hablar, entraste y te quedaste, entre y me quede, y nos sentamos y nos quedamos para conocernos y entendernos… Permitiste que mi música tocará tu cuerpo, permití que tus palabras vigilaran mi sueño, escuché atento las historias largas que tenías para contar.

Pase de ser un espectador a ser el héroe cliché de una historia cliché con un final cliché, pero yo era muy feliz viviéndolo contigo.

1 comentario:

Ariana-Daniela dijo...

¡oh! El amor.
Me ha encantado lo que escribes. Saludos, Ariana.