viernes, octubre 28

Pensarme, Xtraviada #4



¿Dónde estás?... ¿Dónde estoy?... ¿Te busco a ti o me busco a mi?... Ya no quiero perseguirme huyendo de mis acciones, ni tampoco pensarte más si eso significa pensarme a mí. De todas maneras quién hablo de un final feliz, hablaré mejor de un ahora, sin más mención del tiempo que su propia presencia que embarga cada espacio.

Desapareciste, y poco a poco desaparecí. ¿A dónde me fui?, ¿A dónde te fuiste?... Lejos de aquí creo, o más cerca donde ya no puedo verte o verme. A lo mejor fue otra vez a mi mente o quizás a más internamente. Donde muchas cosas dejan de tener sentido o realmente llegan a importar alguna vez. Y jamás volverás, ¿Jamás volveré?, no lo sé, no quiero seguir pensándome si eso significa pensarte. Me extraño, te extraño, ya no hablo, ni me hablas, ya no hablamos. ¿Realmente importa?.

Repregunto, lo que preguntas y no consigo responder y de ti no consigo la respuesta, no más bien de mí, no quiero avanzar, tampoco retroceder. Sólo mantener este momento, este espacio de incierto y desacierto, de vacío y saciedad, de absurdo dolor y grata alegría, pues como alguna vez creí decir, no siempre seré yo el más honesto de todos, y no quiero escucharte si eso significa escucharme.

1 comentario:

Ariana&Daniela dijo...

Escucharte/escucharme implica muchas veces saber lo que por ¿miedo? no he querido aceptar.